DE REPARTOS, AGENDAS Y SOBERANÍA POPULAR EN EL CONGRESO DE JALISCO.

Congreso de Jalisco Partidos Políticos Política

¿De dónde proviene ese poder público que llaman congreso del estado y que está ahí desde antes de que incluso hayamos nacido? ¿Qué es la soberanía popular?, ¿Quién(es), cómo y por qué la administran? ¿Qué han hecho hasta ahora?

A un mes de entrar en funciones la LXIII Legislatura, representantes y grupos parlamentarios han desplegado sus últimas fichas ante el reparto de la mesa directiva, comisiones, órganos técnicos, coordinaciones y unidades de administración. En otras palabras cada uno ha tomado, según su fuerza política, partes del banquete exclusivo llamado Congreso del Estado de Jalisco. Esta repartición nos revela a espectadores y mentes agudas, las agendas con motivaciones e intenciones políticas casi nunca explícitas que se dictan sobre relaciones oscuras con miras a mantenerse o crecer cada tres años. 

En Transparencia y Poder damos seguimiento al juego del ajedrez político del Congreso de Jalisco como parte de un ejercicio de información para dar conocer las movidas de este poder soberano. ¿De dónde proviene ese poder público que llaman congreso del estado y que está ahí desde antes de que incluso hayamos nacido? ¿Qué es la soberanía popular?, ¿Quién(es), cómo y por qué la administran? ¿Qué han hecho hasta ahora? ¿Por qué debemos pagar el sueldo a 38 diputadas y diputados y los más de 1000 de sus trabajadores?

Veamos.

De soberanía popular

Tras siglos de dominio de las monarquías con sus sangrientas batallas de la Edad Media, a estas no les quedó más remedio que encumbrar cámaras o concilios de comunes, donde las decisiones debían ser consultadas ante integrantes para que sus opiniones fueran consideradas por los distintos tronos. Con el avance del absolutismo, las monarquías perdían legitimidad y el control sobre provincias con sus súbditos. Los reinos se volvían ciudades barrocas y estas a su vez con mayores demandas, lo que condujo a las ciudades contemporáneas. Fue así que el 13 de febrero de 1689 se establece en la Bill of Rights la soberanía popular representada en el parlamento y otros principios que sentaron las bases de los actuales regímenes federalizados y democráticos: presidencial (congreso) y parlamentario (parlamento).

En México, tras años de lucha de independencia, en septiembre de 1821 tuvo lugar la primera sesión de la Junta Provisional Gubernativa, responsables de los preparativos para el primer constituyente. El 25 de febrero de 1822 se llevó acabo la primera sesión de éste, el cual tendría a su cargo la redacción de la primera Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, la cual estableció el carácter soberano e independiente de México y la unión entre estados. Sobre el procedimiento y la instalación de estos primeros congresos es de referencia obligada el Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba.

En Jalisco, fue en marzo de 1825 cuando se aprobó y entró en vigor el primer Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso, el cual fue el primer ordenamiento de carácter orgánico para el poder legislativo. La primera Constitución Política del Estado data del 18 de noviembre de 1824 y esta establece el carácter soberano del pueblo. 

Desde la Carta de Derechos hasta nuestros días, la soberanía popular es de aceptación universal, y esta es simple y sencilla: la autoridad reside en el pueblo, por tanto tiene función gubernativa y dirigente en las funciones del Estado. De ahí su importancia en el juego del poder actual.

De administración y repartos

Gracias a la lucha de los abuelos de nuestros abuelos, quienes incluso con su vida pelearon por mejorar la vida, la cámara de representantes es el máximo poder. En su interior mantiene una estructura gubernamental que hace las veces de administración de los asuntos del despacho legislativo. Por así decirlo, el Congreso de Jalisco, como cualquier otro poder (organización o empresa), cuenta con una estructura orgánica y recursos para el cumplimiento de sus funciones, mismas que están definidas y enunciadas en un ordenamiento jurídico, en este caso la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Jalisco y sus reglamentos.

El máximo cargo lo ostenta la Presidencia de la Mesa Directiva, la cual es rotativa, al igual que el espacio de decisión política conocido como Junta de Coordinación Política. Se tiene un secretario general, 20 comisiones con sus respectivos órganos técnicos, seis coordinaciones, un titular del Órgano de Control Interno, un titular del Sistema de Radio y TV (Canal del Congreso), un titular de la Unidad de Género entre otras áreas administrativas. Más menos, en el congreso trabajan 650 empleadas y empleados de base, más la misma cantidad de supernumerarios metidos en bolsas que diputadas y diputados deciden o manejan con cierta discrecionalidad.

En total, el ejercicio presupuestal anual del Congreso del Estado de Jalisco es de más de 900 MDP. Con ese dinero basta y sobra, tendrían que estar mirando hacia nosotros, al pueblo que los valida y le da sentido a su embestidura como representantes que juran por el pueblo, pero, ¿qué tanto es así?.  

En sesiones celebradas en la sede del recinto legislativo en la calle Hidalgo se han decidido quienes serán responsables de dirigir según sea el caso los asuntos del legislativo. La mesa directiva será presidida por la diputada Priscila Franco de MC, y en la secretaría está a cargo una morenista, la diputada Claudia García Hernández. Estarán a cargo del primer periodo que comprende del 1 de febrero al 31 de marzo. A cambio, morena como segunda fuerza tendrá control de la Junta de Coordinación Política en dirección del diputado José María Martínez, cargo que ocupará para el mismo periodo que la mesa directiva.

Démosle una pasadita a las 20 comisiones legislativas, las cuales están integradas entre 5 o 7 diputadas y diputados según sea el caso de su función o eje de gobierno del que se ocupan.  Del total, MC cuenta con 7 presidencias, Morena 5, PAN 3, PRI 2, HAGAMOS 2 y Verde 1. Esto significa que los asuntos de cada comisión son responsabilidad de estos partidos, y además, controlan la dirección de sus órganos técnicos auxiliares para estudio y dictaminación de iniciativas por parte de asesores. Lo anterior no significa que diputadas y diputados presidentes de cada partido, tengan el peso de la decisión en la comisión, pues una vez más, MC ha garantizado tener mayoría en la totalidad de las comisiones, pues desplegó el número de vocalías y secretarías necesarias para que la votación de los asuntos no se aprueben sin su consentimiento, pues tienen entre 3 y 4 diputados en todas las mesas donde se deciden qué asuntos y cuáles no se discutirán en la asamblea. En pocas palabras, MC controla los filtros de la discusión del congreso, el gasto y los tramites que harán suyos los próximos 3 años. 

Para poner fin al reparto, el 11 de noviembre los acuerdos estaban tomados y llegó el momento de levantar protesta a los nuevos responsables de las áreas administrativas del congreso. La secretaría general y la administración de recursos quedó en manos de MC, por lo que el control administrativo lo ejercerán sin compartir, a través del secretario y viejo conocido Tomás Figueroa y del administrador Gerardo Rafael Trujillo Vega, pieza afín al alcalde de Tlajomulco. Ambos serán contrapeso del coordinador de la fracción de MC con miras en la alcaldía de Tlajomulco y leales al gobernador.

En un despliegue de masculinidad, diputadas y diputados se repartieron el resto, de tal manera que en el acomodo los beneficiarios fueron quienes estaban en mejor lugar en el momento correcto. Por ejemplo los asuntos jurídicos quedaron a cargo del emecista y ex secretario general del ayuntamiento de Guadalajara Víctor Manuel Sánchez Orozco. A propuesta de MC fue ratificado como director del canal parlamento el ex comentarista de televisión Samuel Múñoz Gómez, quién ya ejerció el puesto en la legislatura anterior. A morena le fueron repartidos los procesos legislativos y el parlamento abierto. PRI tendrá el control de la oficina de comunicación social y los servicios generales serán para AN.

De esta manera fue el reparto para el reumático y egoísta funcionamiento del Congreso de Jalisco para esta legislatura, un poder que en su composición fue creado para servir a los demás poderes, no para respaldar al pueblo con todas sus demandas y necesidades. 

Agendas

Llegamos a la última parte de este recorrido por el primer mes de legislatura en Jalisco. Ya repartido el banquete y los comensales distribuidos en el comedor, ahora toca el turno de las agendas y estrategias. Tras la política de acuerdos, viene un despliegue administrativo, una vez acomodados y acomodadas, es tiempo de discursos, acciones y reacciones que permitan sostener o acrecentar el poder. Y ¿cómo se logra esto?, en gran medida por el control de las agendas.

¿Que por qué son importantes las agendas? Bueno, en política son casi todo. Las agendas se elevan cuando asuntos llegan a la atención de autoridades y gobiernos. Estos fines o demandas suelen ser problemas generalizados que trascienden a las personas para trastocar instituciones. Las agendas se mantienen o fortalecen con la fuerza de sus agentes, quienes se incluyen involucrándose en las tareas que exige resolver tal o cual demanda. Estos hacen de sí las agendas públicas.

Es importante notar las diferencias entre las agendas, al igual que seguro encontraremos muchas definiciones, pero eso no nos incumbe ahora, nos limitaremos a poner un ejemplo: no es lo mismo una agenda ciudadana que una agenda de gobierno, o que decir de los contrastes entre una agenda social frente a la agenda económica, pero ¿quién decide qué asuntos son discutidos y cuáles no? ¿La prensa?, ¿empresarios?, ¿gobernantes?, ¿políticos? o ¿quizás todos juntos?..

En el caso de las agendas legislativas estas tienen al menos tres características destacadas;

a) las sociales con legitimidad (personas desaparecidas, justicia, género, seguridad, migrantes… ),

b) las partidistas por representación (lideres de partidos, sociales, aspiraciones, ideológicas y de otro tipo),

c) las personales por conveniencia (posiciones, negocios, acuerdos privados y beneficios)

La agenda legislativa en gran medida la ponen 38 diputadas o diputados leales a variables, causas, principios, luchas o intereses de fuerzas de todo tipo.

Echemos un vistazo a las agendas de estas primeras cuatro semanas.

Grupos parlamentarios o fracciones partidistas han mostrado parte de lo que será su trabajo y el carácter de sus posicionamientos frente a ciertas o tales coyunturas. Cada uno presentó una agenda de intenciones parlamentarias. Los primeros en presentar su agenda fueron los grupos del PAN y Futuro.

PAN con una agenda de 8 ejes sin que en ellos sobresalga alguno. Además anunciaron de forma temeraria promover una nueva ley de coordinación fiscal del estado de Jalisco y otra para el desarrollo regional. Futuro presentó una agenda focalizada, el derecho a la seguridad menstrual a través de la gratuidad de las toallas femeninas para ciertas mujeres según su edad y situación económica. Los segundos en mostrarse fueron los ex aliados y ahora enfrentados, MC y Hagamos. En el caso de los emecistas la agenda son intencionales concentradas en 5 ejes. Sin considerar los asuntos que han tocado fondo y sin decirnos mucho, optaron por mostrar el musculo en el patio principal del palacio legislativo acompañados de figuras y personajes del primer orden.  Hagamos tuvo una acción directa y legislativa, pues además de anunciar su apoyo total para la despenalización del aborto y el derecho a decir sobre el propio cuerpo, presentó iniciativas en un primer saque para abrir la discusión sobre la discusión a la que la mayoría huye a su postura por una supuesta rentabilidad electoral.

Al interior del congreso la agenda no pinta nada bien. Apenas en la primera semana, se anunciaban una serie de cambios a ordenamientos y criterios de presupuestación con la finalidad que empleados supernumerarios -en su mayoría asesores y staff de diputadas y diputados- se inscriban y aporten al sistema estatal de pensiones. Este caso abre una herida sobre la agenda propia de los y las trabajadoras de base del congreso, quienes legislatura tras legislatura ven pasar figuras ignoran las demandas como el servicio profesional de carrera, la movilidad laboral o ya de menos la integración a través de la participación en las decisiones.

Diputadas, diputados y partidos nos quedan a deber en las agendas de asuntos que importan en el día a día. A pesar de que en las últimas cuatro semanas han sucedido más sucesos violentos que los que las autoridades, periodistas y medios alcanzan a documentar, no hay voces en el legislativo que consideren que esto sea prioritario. Como ejemplo el silencio en el caso del ex magistrado acusado de acoso contra una menor de edad, o el madruguete de incrementos a precios del agua en la ZMG, las glosas desangeladas, o la lastimosa actitud de oídos sordos a las palabras necias de familiares, colectivos, organizaciones y demás personas que buscan personas desaparecidas en Jalisco. Las muertes por feminicidio, la inseguridad y el despojo que sufrimos quienes vivimos la realidad de las colonias no son tema ni están en la agenda legislativa. Los asuntos del pueblo, como siempre tendrán que esperar por ser incomodas.

La nueva legislatura en manos de la bancada mayoritaria del gobernador, nos muestra su carácter al lanzar en una operación suicida al diputado Gerardo Quirino para que propusiera al rector de la Universidad de Guadalajara que universitarios se sumaran a la consulta a cambio del presupuesto que exigen.

Qué no haya duda, la soberanía del pueblo es el sostén del régimen. Otra cosa es que se hayan invertido las fuerzas, pero esa harina es de otro saco, mientras nuestra soberanía se establezca en nuestras constituciones, la tenemos que hacer valer. Así mismo, como el crecimiento de este aparato vivo (el congreso) es sostenido, de ahí la obligación de ponerle luz y lente fijo al recinto de todas y todos.

Nos seguimos leyendo luego para analizar el presupuesto, las discusiones y aspectos trascendentales de cara al próximo año. Vamos a ver cómo arrancan.