ENTRE EL BRAVUCÓN, EL ROCKSTAR Y EL JUNIOR, LAS APUESTAS DEL NARANJA PARA EL 2024

Partidos Políticos Política

Las cartas del partido naranja de cara a la elección de 2024 parecen claras.

La crisis de credibilidad que viven los algunos partidos o “movimientos” políticos en México, producto de su falta de ideología y principios, los han llevado a impulsar en sus candidaturas a artistas, deportistas, comunicólogos, influencers y hasta comediantes, con tal de obtener los votos que les hagan ganar una elección, apostándole más a la simpatía y conocimiento del personaje, que a la formación política o el conocimiento que tenga de la administración pública, con efectos desastrosos. 

En este artículo hablaremos de la contienda interna de uno de estos partidos políticos que, en el último proceso electoral, apostó a influencers políticos y le generó dividendos, con el triunfo de la gubernatura en Nuevo León y alcaldías en  varias entidades es Movimiento Ciudadano, que antes de la elección del 6 de junio de 2021 tenía como único presidenciable al Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

Los polémicos triunfos de Samuel García en la gubernatura de Nuevo León, y de Luis Donaldo Colosio para la alcaldía de Monterrey, los han metido a ambos en esta contienda interna naranja, incluso con expectativas muy optimistas, de acuerdo a la encuesta publicada por el periódico Reforma.

La experiencia de Alfaro Ramírez en la administración pública, puede ser que de nada le valga para ser ungido como el abanderado del movimiento “na-na-na”, toda vez que el nuevo líder nacional y fundador de este organismo político empieza a voltear los ojos hacia otros actores políticos con más popularidad digital, como los jóvenes neoleoneses.

Aunado a todo esto, Alfaro se ha caracterizado por enfrentarse abiertamente contra grupos y sectores que para él sólo buscan afectar su gobierno, uno de ellos los medios de comunicación

Del joven Gobernador de Nuevo León, que antes de su toma de posesión se le vio muy cercano a Alfaro Ramírez, parece que ahora empieza a comprender que es necesario desmarcarse de su homólogo para poder crecer políticamente y, a diferencia del jalisciense, mantiene una buena relación con el Presidente de la República, quien en diversas ocasiones lo ha defendido o ha evitado declarar en contra de él por las decisiones que ha tomado en su gobierno.

La novatez ha llevado a Samuel García a tomar decisiones que quién sabe si el empresariado y el electorado de Nuevo León le perdonará. Recordemos el voto de confianza que se le otorgó a su predecesor, el independiente  Jame Rodríguez, “El Bronco”, cuyo gobierno resultó al final con calificación reprobatoria.

Samuel García se ha convertido en un rockstar artificial, pero deberá tener mucho cuidado de hacer “cosas buenas que parecen malas”, como fue la última polémica en la que se vio envuelto, junto con su esposa, al adoptar por un fin de semana a un menor de edad, lo que se les generó una serie de críticas de parte de la sociedad y de instituciones a nivel nacional.

En el caso de Luis Donaldo Colosio, se le ha catalogado como un joven político serio, pero habrá qué pensar si los triunfos que obtuvo, primero como diputado local en su estado y luego en la Presidencia Municipal de Monterrey, fue producto de su trabajo político o gracias al apellido. 

Hasta ahora MC juega con estas tres cartas para el 2024, ¿le alcanzará para incrementar su votación?, ¿o también estaría moralmente derrotado como dice el Presidente López Obrador, al presentar al electorado un gobernador bravucón, un gobernador influencer o un alcalde cuyo principal virtud es su apellido?