JÓVENES, LOS LÍDERES DEL MAÑANA

Política Salud Sociedad

Es primordial invertir en la juventud para aumentar la competitividad del país y para brindarle a México el cambio que tanto necesita.

En la actualidad, México atraviesa por una etapa de inestabilidad para muchas personas, tanto en el ámbito laboral como en el económico. El COVID-19 llegó para sacudir la realidad de todos, y los jóvenes no son ajenos a tal sacudida ; el número de “ninis” cada vez va en aumento, muchas veces por opción y otras tantas porque no existen los medios suficientes para salir adelante. 

Aunado a la pandemia, la pobreza y la discriminación son un tema prioritario para atender pues cada vez más jóvenes en México son discriminados por diversas situaciones, entre ellas, su condición social, su apariencia física, su condición económica, la escuela donde estudiaron, sus preferencias sexuales, el lugar donde viven e incluso sus publicaciones en redes sociales.

Nos hemos vuelto blanco fácil de la delincuencia por la vulnerabilidad que significa vernos expuestos a un entorno hostil y cada vez más complicado para nuestro desarrollo. Avanzar y encontrarnos con puertas cerradas y con oportunidades que sesgan nuestro potencial nos limitan como los líderes del mañana y provocan que nos seduzcan oportunidades delictivas como la venta de estupefacientes y el narcotráfico.

También resulta necesario y urgente prestar atención a las cuestiones emocionales de la juventud mexicana, es alarmante que desde 2008 , según datos de la Secretaría de Salud, la tasa de suicidios ha ido en aumento. Evidenciando a Jalisco como uno de los 3 estados con mayor número de casos. 

No cabe duda de que son las mismas condiciones que el país nos brinda lo que nos orillan al abismo o nos impulsan a cruzarlo, brindándonos el puente para llegar al otro lado. 

Es necesario abrir espacios de esparcimiento y comunicación donde se pueda explotar las mentes y trabajar los corazones que van forjando camino en las nuevas generaciones, y es que, en el modelo actual es muy común que el joven se vea desmotivado por el círculo vicioso de no encontrar oportunidades. Es primordial invertir en la juventud para aumentar la competitividad del país y para brindarle a México el cambio que tanto necesita.

Existe un gran número de jóvenes que día a día luchan por hacerse un espacio en la jungla laboral de nuestra sociedad. Hemos desarrollado un talento para sobrevivir en el cambiante mundo que nos rodea, capaces de aprender continuamente, con capacidad de análisis, con el desarrollo de la inteligencia emocional, el espíritu crítico, motivados, sabemos planificar, somos solidarios, y hemos sabido aprovechar las innovaciones sin sentirnos abrumados por ellas.

La juventud como tal, puede aportar bastante beneficio al mundo. Nosotros tenemos mayor conciencia social que nuestros antecesores, valoramos el trabajo en equipo, tenemos entusiasmo, ganas de actuar y trabajar para mejorar el mundo en que vivimos y que compartimos. 

Nosotros tenemos mayor conciencia social que nuestros antecesores, valoramos el trabajo en equipo, tenemos entusiasmo, ganas de actuar y trabajar para mejorar el mundo en que vivimos y que compartimos. 

Sabemos más de tecnología que nuestras generaciones precedentes y hemos aprendido a  gestionar bien el cambio y a desarrollar nuestra creatividad. Ejemplo de esto, es la cantidad de jóvenes que dispone de blogs donde hablan de temas de interés social y lo mismo pasa con la gran cantidad de youtubers e influencers que existe y que va en aumento.  

Los jóvenes son los líderes del mañana y deben ser vistos como eso, apoyados en las nuevas tecnologías y avanzando juntos, estado, sociedad y la juventud, es seguro que alcanzaremos la prosperidad y la estabilidad que a México muy seguramente le hará falta tras verse golpeado por esta crisis global que nos ha posicionado en un escenario incierto y cambiante.

Por: Marlene Aragón Bayona